header print

10 Cosas Que Cambian Cuando Vives En Otro País

Vivir en el exterior es una de las experiencias más enriquecedoras que todos podemos tener en la vida. Aunque tu paso por otro país sea díficil, con muchas subidas y bajadas y una que otra lágrima de nostalgia, al final llegarás a la conclusión de que no cambiarás tu experiencia por nada. Si alguna vez viviste o estás viviendo en otro país diferente a tu tierra natal, te dejamos 10 cosas que definitivamente cambian en ti cuando estás lejos de casa.
 
 
 
Viajar al exterior
 
1. No sabías cuán valiente podías ser

Tomar la decisión de irte de tu país nunca es fácil.  Es un paso grande, pues estás dejando de lado todas las cosas y personas que forman parte de tu zona de confort para lanzarte con ojos cerrados a una experiencia que no sabes cómo funcionará. Pero en la medida en que empiezas te vas dando cuenta de lo fuerte que eres,  empiezan a relucir cosas que no sabías que tenías y te sientes orgulloso de ti. Eres más de lo que pensabas. 
 
2. Tu pasaporte es tu mejor accesorio
 
Cuando llegas a otro país, tu pasaporte es tu mejor accesorio, pues es tu primera identificación durante el primer ciclo de tu nueva vida. Ni pensar en quitarle los ojos de encima y menos en dejarlo en casa cuando sales. 
 
3. No concibes tu vida sin Google Maps
 
El sólo hecho de pensar tener que usar un mapa para ubicarte te daba un poco de dolor de cabeza, pero cuando vives en el exterior lo primero que haces es percatarte de tener internet en el celular para utilizar Google Maps siempre que salgas de casa. 
 
 
Viajar

 
4. De repente eres más libre
 
Por los estereotipos y la estructura de la sociedad, muchas veces adaptamos nuestro comportamiento y nuestra forma de ver el mundo al país en que nacemos, al punto de vivir como creemos que debemos hacerlo, y  no como realmente queremos. Por lo que al llegar a un país distinto al nuestro, con gente diferente, con otros pensamientos y otras formas de apreciar la realidad, te sientes más libre de dejar salir a tu verdadero yo. Eres más libre de ser y hacer cualquier cosa, usar aquel vestido que nunca te ponías por temor a críticas o simplemente pensar diferente. Ese viejo dicho de que la mente se abre cuando viajas no es mentira. 
 
Viajar
 
5. Aprendes otro idioma
 
Al principio te puede parecer dificilísimo aprender un idioma, no entenderás lo que los demás dicen, pero sin que te des cuenta empezarás a comprenderlo todo y a decirte a ti mismo: lo logré. No se te haga raro que llegue el día en que puedas cambiar del español al inglés en una misma conversación de forma natural, y hasta se te olviden algunas de las palabras más utilizadas en tu país. 
 
 
6. Dos en todo
 
Ya no te tienes que preocupar sólo por una cosa sino por dos; dos horarios, dos tarjetas de teléfono, dos monedas, dos vidas. Estarás todo el tiempo uniendo la vida que dejaste en tu tierra natal con la vida que ahora tienes aquí.
 
7.  Extrañas todo
 
Hay días en los que amaneces con la famosa depresión existencial y sencillamente te hace falta todo. Los abrazos de tu mamá, las reuniones familiares, tus amigos de infancia y de la Universidad, el sabor de tu comida favorita y hasta las cosas que nunca pensaste que ibas a extrañar, el tráfico, el desorden o el ruido. Hay días en que lo vas a extrañar todo y vas a tener ganas de coger tus maletas y estar allí.
 
Viajar

 
8. Aprendes a conocer gente y también a decir adiós
 
Cuando estás en el extranjero seguro conocerás muchos como tú, personas que están tras un sueño, trás un máster o simplemente por vacaciones. Tendrás con quienes charlar, apoyo y hasta podrás hacer amistad, pero también entenderás que esas amistades no serán para toda la vida, pues las personas así mismo como llegan se van a marchar. Aprendes a decir ''hola, gusto conocerte'' todo el tiempo, pero a la vez ''Te vamos a extrañar''.  Lo bueno es que tu lista de amigos en otros países crece y tendrás en dónde quedarte al viajar.
 
9. Tu vida cabe en una maleta
 
Aunque hayas comprado ropa, zapatos y otras cosas, tu vida se resumirá en una o dos maletas, porque lo realmente importante te lo puedes llevar en tu cabeza y corazón. Los momentos vividos, los amigos hechos, las experiencias... cosas que no ocupan equipaje, pero que serán tu tesoro más valioso a la hora de regresar.
 
Viajar
 
10. Cambias
 
La última y no por ello menos importante. Cuando viajas cambias, la persona que llegó a ese país no es la misma que se va. Sacudiste viejos mitos, escuchaste otros pensamientos, conociste otro estilo de vida, probaste tu fuerza, alejaste las tristezas y saliste adelante. Viviste, y una vez que esto pasa nunca vuelves a ser igual, y corres el riesgo de nunca dejar de viajar. 
 
Sign Up Free
Did you mean:
Sign Up Free
Did you mean: